LIBROS: negro sobre negro

Ana Briongos NEGRO SOBRE NEGRO
Alertes 2001 (1996) 203 pág

La aproximación a Irán que nos propone la autora es un tanto anecdótica. Ana Briongos es una experta en Afganistán e Irán. Ha vivido en ambos países y conoce bien el idioma (el persa para ambos casos) y dispone de una página web muy interesante sobre ambas regiones además de la India. Aquí si que se encuentra información práctica e interesante. A lo que ibamos, el libro tiene algunos datos de interés aunque la mayor parte es la narración de los viajes de la autora en este país y la relación que tiene con algunos de sus amigos iraníes. Entretenido pero un poco flojo. Seleccioné una de sus páginas donde cita a Ali Shariati. Personaje importante dentro del mundo feminista islámico shií. Ya antes de la revolución captó el interés de numerosas jovencitas que se pusieron el chador como señal distintiva frente a los desmanes del neoliberalismo que convertía a la mujer en un objeto de los tiempos del Sha. Le dio un papel activo a la mujer iraní, centrándose en las más desfavorecidas e inculcándoles la lucha por la igualdad, la educación, etc. Con la revolución se utilizó el distintivo de uniforme islámico de la mujer y se vació algunos de los contenidos sociales que proclamaba Shariati. Es interesante el punto de vista de la autora sobre la situación de la mujer en Irán, si bien no se alinea con esta, tampoco la rechaza tajante. Incluso entiende que en una sociedad tan machista el chador sirve para liberar a la mujer en muchas ocasiones. Por el contrario nos esta describiendo al diáspora iraní como una formula para escapar del régimen, y en la que indirectamente muchas mujeres aprovechan para liberarse del yugo estatal y social.
Y poco más. Veremos que nos dice en “la cueva de Ali Baba” que es su segunda novela-guía sobre Irán.

Chema

No hay comentarios:

LE BASI "Un cómico frente al Islam"

Por qué no voy a reírme de Mahoma... Todavía. Una respuesta completa sobre un tema esencial.

No pasa semana sin que algún periodista me interrogue con tono acusador: “Usted se burla del cristianismo pero, ¿por qué no se atreve a hacer lo mismo con el Islam?” (...) Nadie, por ejemplo, me ha preguntado por qué no me burlo del budismo, el hinduismo, el confucianismo y otros tantos sistemas religiosos. “Lógico —pensarán ustedes— estas religiones no son tan agresivas y fanáticas. El problema es la violencia del fundamentalismo islámico.” Sinceramente, no creo que sea mucho más fácil montar un show contra Shiva en Varanasi que contra Mahoma en Teherán. Pero volveremos a esto punto más adelante.
Pincha aquí para leer todo el artículo